Sierra de la Plata y Bolonia – el paisaje es el protagonista

Muy cerca de Tarifa, en el extremo norte del Parque Natural del Estrecho, la Sierra de la Plata ofrece algunos de los paisajes más espectaculares y singulares del estrecho de Gibraltar. La transición entre las playas vírgenes con grandes dunas, los bosques de pinos y alcornoque, y las paredes rocosas enfrentadas a la costa africana, crean un paisaje de incomparable belleza.

Aquí existe una gran colonia de buitre leonado,que comparte los cantiles con el amenazado alimoche y los escasos vencejos moro y cafre. Por otra parte, algunos de los picos picapinos de la Sierra de la Plata muestran un singular tono rojizo en el pecho, a medio camino entre la subespecie europea y la africana.

El margen de las dunas es especialmente rico en términos botánicos. Entre enebros marítimos, sabinas, retamas y orobanches se esconde el camaleón africano. No muy lejos, en el matorral, podemos encontrar collalba rubia, curruca rabilarga así como el escaso alzacola rojizo.

A finales del verano enormes bandos de cigüeña blanca proyectan su sombra en la playa. Durante los periodos de vientos del este (Levante) en primavera, cientos de rapaces como el milano negro, águila Calzada, águila culebrera y el abejero europeo sobrevuelan Bolonia de regreso a Europa.

Junto a la playa encontramos la antigua y bien conservada ciudad romana de Baelo Claudia, erigida en torno a la pesca del atún rojo y la elaboración del garum. El recorrido a través de las columnas, acueductos y el anfiteatro, donde se esconde el lagarto ocelado, es realmente impresionante y el complemento perfecto para una excursión ornitológica.