En las veredas de La Janda

La Laguna de La Janda, antiguamente uno de los humedales más importantes de la cuenca mediterránea, fue desecada durante la segunda mitad del siglo pasado. Un signo revelador de su anterior relevancia ornitológica puede encontrarse en las pinturas rupestres paleolíticas del “Tajo de las Figuras”, que muestran grandes concentraciones de aves. Del mismo modo, los relatos del siglo XIX por parte del naturalista británico Howard L. Irby en su obra de referencia “La ornitología del estrecho de Gibraltar” (1895) reflejan la época de esplendor de este enclave. Hoy en día, a pesar de haber sido transformada en terrenos agrícolas, La Janda mantiene importantes poblaciones de aves, especialmente durante el período de migración y la invernada.

Una jornada de campo en La Janda siempre resulta gratificante y ofrece excelentes oportunidades para la observación y la fotografía de aves. El Águila imperial ibérica, águila perdicera, aguilucho lagunero, aguilucho cenizo, aguilucho pálido , milano negro, lechuza campestre, calamón común, canastera, críalo y gorrión moruno son algunas de las especies más interesantes que se pueden encontrar en La Janda. Además, desde 2011 esta es la única zona de invernada regular para el aguilucho pápialbo en Europa.

La última avutarda (conocida localmente como Jorge) desapareció de La Janda a principios de siglo, pero su pariente menor, el sisón, todavía cría aquí. Las grandes extensiones de arrozales inundados atraen a un espectacular número y diversidad de especies como la cigüeña blanca, garza real, garza imperial, garceta común, martinete, morito ¡e incluso avetoro!

Además de los arrozales, los cultivos de girasol son una fuente de valioso alimento para los coloridos bandos de jilgueros, verderones, verdecillos y pardillos. Por otra parte, La Janda es el lugar de invernada más meridional del continente para cientos de grullas provenientes del norte de Europa. Igualmente notable es la abundante presencia , durante el período más caluroso del año, de la inquisitiva Brachythemis impartita, una de las libélulas más raras de Europa.

Esta antigua laguna se ha incluido en el inventario español de IBAs (nº 257), pero aún no está catalogada como ZEPA. La instauración de una figura legal de protección acorde a los valores naturales de La Janda, junto con la restauración del hábitat, es un sueño para cualquier observador de aves local. Birding The Strait colabora activamente con la Asociación de Amigos de la Laguna de La Janda para la consecución de este objetivo.