Observación de aves marinas y cetáceos desde el extremo meridional de Europa

El estrecho de Gibraltar, donde el océano Atlántico y el mar Mediterráneo se encuentran, y Europa y África crean un estrecho canal, es un lugar excepcional para la observación de aves marinas. Cada año, pardelas cenicientas y baleares, alcatraces, págalos grandes, parásitos y pomarinos, paiños, charranes, fumareles, alcas y frailecillos entran y salen del mar Mediterráneo a través del Estrecho. Cabe destacar que los reciente conteos de la críticamente amenazada pardela balear efectuados desde la isla de Tarifa han posibilitado determinar que su tamaño poblacional es notablemente mayor (más de 20.000 individuos) que lo anteriormente estimado.

La isla de Tarifa es el punto más meridional del continente europeo y un lugar único para la observación de aves marinas. Aunque se trata de un área muy restringida, el acceso es posible para las empresas acreditadas.

Por otra parte, el estrecho de Gibraltar es un destino de primera categoría para la observación de cetáceos. Muestra de ello son las siete especies de ballenas y delfines que se encuentran aquí regularmente. El calderón común, delfín mular, delfín común y delfín listado son residentes. El cachalote visita el Estrecho en busca de calamares durante el verano, mientras que el rorcual común lo atraviesa en migración sin detenerse. Los cinco grupos familiares de orcas que habitan la zona y depredan sobre el atún rojo son la joya de la corona. Algunos de estos grupos han desarrollado un técnica de pesca única que consiste en robar los atunes de las artes de pesca de los palangreros marroquís. Una excursión en barco para la observación de cetáceos desde Tarifa es una experiencia imprescindible para todos los amantes de la naturaleza. En Birding The Strait facilitamos este servicio, incluyendo descuentos, gracias a nuestra colaboración con empresas locales especializadas.